domingo, 7 de noviembre de 2010

Descubrimos la nueva Ferrari

En Julio de 1996 los periodistas de la Revista Road Test encontraban a un equipo de Ferrari probando dos Testarossa y una F355 en nuestra patagonia argentina.

En lugar de realizar los test en la tradicional pista helada del norte de Suecia, la gente de Ferrari prefirió el anonimato en las desiertas rutas del sur de Santa Cruz. Alli probaron la nueva caja secuencial de 6 marchas que deriva de la utilizada en sus autos de F.1, en la futura Testarossa y una F355. Allí estuvo Road Test y le ofrecemos la información recogida pese al hermetismo de los responsables del operativo. Aquí el material obtenido por nuestro "fotógrafo espía"

Rio Gallegos. 8/7/96. Hora: 09.43 AM

Dos Testarossa probaron en la Patagonia
Revista Road Test Nro 70. Agosto de 1996

A mediados de junio un fax enviado desde Europa nos informaba que hiciéramos las averiguaciones pertinentes ya que había trascendido que la casa Ferrari había decidido probar tres unidades en el sur argentino.
Inmediatamente pusimos en marcha la maquinaria de investigación, utilizando los mismos contactos que en oportunidad de las pruebas de Fiat con el Bravo / Brava. Efectivamente había reservas en el Hotel Santa Cruz de Rio Gallegos a partir del 2 de julio y los autos llegarían un par de días antes por vía terrestre. La logística local estuvo a cargo del respresentante en Argentina (Autogiallo) que por supuesto manejó el tema con prudencia y cautela debido al estricto secreto en el que deseaban realizar los test.
Los integrantes del grupo estaban comandados por Vicenzo Frumusa, a quien acompañaban Alberto Noto, Andrea Favro, Roberto Venturelli, Ernano Fiandri y Giuseppe Cornia. Nombres que fueron prolijamente "levantados" del libro de pasajeros por nuestro intrépido fotógrafo espía.


CAJA SECUENCIAL DE SEIS MARCHAS

¿Qué venían a probar a Río Gallegos los técnicos de Ferrari?. Por vía aérea trajeron desde Italia dos prototipos P-113 (que no es ni más ni menos que la Testarossa nueva que se presentará en el Salón de París) una roja y otra amarilla (denominada P-129 pese a que es igual a la actual). Las tres unidades estaban equipadas con cajas secuenciales de 6 marchas con levas de comando a ambos lados del volante. Sistema que los integrantes de la casa Ferrari se preocuparon bien por no dejar nunca a la vista de los curiosos tapando todo el interior (paneles y consolas) con papel de diario cada vez que los autos quedaban estacionados.

Leva. En el único descuido de los italianos pudimos fotografiar el comando de la caja secuencial. Dos levas -una de cada lado- para subir y bajar las marchas

El motor de la nueva Testarossa es el V12 de 5.474 cm3 con 490 CV a 7.000 rpm con una velocidad tope del orden de los 320 km/h y apenas 4.3 segundos para los 0-100 km/h. Por su parte la F355 mantiene el conocido V8 de 3.296 cm3. Ambos propulsores cuentan con cinco válvulas por cilindro.

AL ESTILO JAMES BOND

El domingo 7 de julio, Miguel Tillous ya se encontraba en Río Gallegos. Esa misma noche se comunicó con Buenos Aires. "Los autos están acá en el hotel, en la playa de estacionamiento... ya saqué todo lo que pude pero la parte del tablero, consola y comandos la tapan con papeles de diario. Hoy no se movieron para nada así que mañana me voy a la ruta para sacarlos andando, eso sí no me muero de frío...".

Vista del interior con ausencia del selector de cambios en la consola central. Habrá que acostumbrarse a este escenario...

Miguel ya había tomado contacto con uno de los del grupo (Giuseppe Cornia) que le dió información cambiada. "Mañana vamos para el lado de Piedrabuena..." comentó el hombre de Ferrari. Por las dudas, Tillous se ubicó en bifurcación de Güer Aike a la salida de Río Gallegos y descubrió que en lugar de tomar la Ruta 3 encaraban decididamente hacia Esperanza, camino a El Calafate, y donde Fiat de Italia supo tener una pista de pruebas para conducción sobre hielo y que ahora utiliza VW para sus camiones.

Identificación: Código ubicado bajo la ventanilla trasera. Una prueba secreta

"Suerte que no fuí para Piedrabuena porque no los veía nunca más". A bordo de un Ford Escort, el hombre de RT se fue hasta Esperanza y allí los volvió a encontrar en la estación de servicio / bar restaurant del lugar. Al verlo aparecer la situación se puso algo más tensa. "¡Basta de fotos...!" gritaba Cornia mientras le daba órdenes a los otros conductores que partieran de vuelta hacia Rio Gallegos en medio del rugido informal de los casi 500 CV de potencia aplicados sobre el helado piso patagónico y llevando una trayectoria zigzagueante.

Descanso. Los seguimos a sol y a sombra. Aquí los descubrimos almorzando en el bar La Esperanza

"Esas fueron todas las fotos que pude hacer en ruta. Para colmo salían a eso de las diez de la mañana y en Gallegos a esa hora todavía hay muy poca luz. Además, a partir del lunes, luego del encuentro en Esperanza, la situación no permitía entrar en diálogo con los italianos y ni siquiera al conserje del hotel le decían para que lado iban. Un día antes que yo llegara -sigue Tillous- habían pernoctado en El Calafate según me contó el amigo Provenzano de Bahía Redonda".
El lunes por la noche, nuestro fotógrafo se volvió a comunicar con Buenos Aires para informar que regresaría en un agradable vuelo que parte de Río Gallegos a las tres de la madrugada que llega a Aeroparque a las siete y media (¡!).

DE RÍO GALLEGOS A PARÍS

En realidad el excesivo celo de los hombres de Ferrari se debía a las pruebas que estaban realizando con la experimental caja secuencial de seis velocidades, ya que la nueva Testarossa se presentó (estática) en Nurburgring el pasado 20 de julio y lo harán oficialmente en el Salón de París durante los primeros días de octubre.

Escarcha. Los italianos buscaron hacer las pruebas con mucho frío y vaya si lo consiguieron. Este era el aspecto que presentaban los autos a la mañana

Pero el sistema de cambios de marcha (carecen de pedal de embrague) que deriva de la caja utilizada por Ferrari en Fórmula 1 es toda una novedad dentro del segmento de los super-autos. Nada mejor que testearla en caminos con placas de hielo sobre el asfaldo y determinar así el comportamiento de la transmisión en situaciones límite.
A esto se deben sumar temperaturas de 15 grados que permiten tambien establecer aspectos a mejorar en el arranque en frío bajo circunstancias de alta exigencia.


El 12 de julio terminaron las pruebas y los seis hombres de Ferrari por un lado y los tres autos por otro regresaron a Italia con un cúmulo de datos que fueron entregados por las computadoras de a bordo, plagadas de sensores de todo tipo.
Fuimos hasta Río Gallegos para brindarle el mejor material posible sobre las pruebas de Ferrari en nuestra Patagonia. Creemos haber cumplido con esta primera incursión de la casa de Maranello en suelo argentino para testear sus autos de producción.

Informe y fotos: Miguel Tillous

Secreto. Cada vez que dejaban los autos solos tapaban el tablero con diarios, de modo de ocultar los comandos de la caja secuencial

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada