miércoles, 12 de noviembre de 2014

Matra Djet


Contra infractores
Revista Corsa Nro 105. Abril de 1968

Aquí como allá existen los apurados en las rutas. Para darles alcance, la "Gendarmerie" francesa cuenta con unidades deportivas Matra, con una velocidad máxima de 185/190 km/h

Aquí puesto caminero de Burdeos, llamando a unidad móvil AF-3, favor de detener unidad Citroën, modelo E, color guinda, matrícula 6077RG75 de París, bajo cargo de exceso de velocidad. Registro radar indica 157,19 km/h. La metálica voz partió desde el pequeño transmisor ubicado en el tablero del automóvil patrullero. Justo en el momento en que el patrullero se ponía en marcha con sus dos ocupantes, prestos a interceptar el automóvil que había infringido las leyes del tránsito, un automóvil pasó delante de sus narices a una velocidad excesiva ... demasiado excesiva. Sí, era el Citroën proscrito. Se emprendió la persecución. El Citroën llevaba la ventaja de venir ya con los 160 kilómetros lanzados desde Burdeos. El automóvil patrullero no se dejó estar, sin embargo, ya que tomando una aceleración que hizo rastrillar sus ruedas traseras se abocó a la persecución. 




Pocos kilómetros de persecución y justo en el momento en que el Citroën pasaba a un Cadillac negro, cupé, el patrullero le cerró el paso. 
Los asombrados no son solamente Uds., señores lectores, sino que el señor de gorra y pipa que manejaba el Citroën se sintió más sorprendido que Uds. al ver que el patrullero le cerraba la trayectoria luego de haberlo alcanzado. 
"¿Cómo puede ser un auto de la policía me haya detenido, si yo venía a 160 km/h?" se preguntó el señor del Citroën. 
Nada más simple de explicar, que contarles a Uds. que la policía de rutas francesas ("Gendarmerie") tiene a partir de ahora automóviles Matra Djet, casi, casi de carrera, que caminan 185/190 km/h. Es cierto ahora no se va a poder caminar ligero en las autopistas francesas por temor a ser alcanzado por algún Matra velocísimo y sentir la fría boca de alguna pistola en la nuca. 
Jean Claude Ferrer, uno de los gendarmes designados para conducir los nuevos autos de patrulla fue entrenado en manejo deportivo por el corredor francés de rallyes Jean Pierre Nicolas, lo que indica el alto grado de perfeccionamiento alcanzado por las dotaciones de los Matra. 
Pero no todo reside en la capacidad de manejo de los pilotos de la policía. Los copilotos reúnen una doble condición indispensable para casos de emergencia: son extraordinarios tiradores entrenados especialmente en la técnica de disparar desde automóviles a altas velocidades a otros más rápidos, y además tienen las indispensables nociones de medicina de emergencia para casos de accidentes. Sin duda, la apariencia corsa de los automóviles de la Gendarmerie. harán que muchos "velocistas" franceses repriman sus instintos competitivos y que además sepan requerir sus servicios en casos de emergencia. 
Si Ud. llega alguna vez a circular con su automóvil por las carreteras francesas tenga cuidado ... sí, mucho cuidado, porque el bueno de Jean Pierre Ferrer y su compañero Lucas De la Fhare lo estarán vigilando, junto a otras quince dotaciones policiales. Pero si en cambio circula Ud. a bordo de su Citroën 2CV no se preocupe, los Matra no lo van a molestar para nada. Esté seguro. 

Foto classicandperformancecar.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada