miércoles, 18 de marzo de 2015

Alpine Renault A-310

El A310 en su elemento natural: la velocidad. Obsérvese la batería de proyectores ubicados en un panel de cristal de seguridad

El heredero de la "Tour"
Revista Corsa Nro 260. Abril de 1971

La fábrica francesa presentó al sucesor del exitoso A 110 llamado "Tour de France" y que recientemente ganara el Rally de Montecarlo. Se trata de una coupé 2+2 de logradas lineas y capaz de alcanzar los 215 kms/hora. Aúna lo deportivo con lo confortable

En Dieppe, Francia, nació un niñito y no le quisieron poner nombre.
Sus papitos (Alpine Renault) se limitaron a bautizarlo con un cibernético apelativo: A-310, y lo registraron como Coupé 2 + 2.
Porque es precisamente un 2 2 llamado Alpine Renault A-310 el recién nacido que viene a continuar la ilustre prosapia de una pequeña fábrica, cuyo último exponente, la Berlinette "Tour de France", A-110, ha levantado considerablemente las acciones de la marca, al ganar recientemente el Rally de Montecarlo.
En él se combina una mecánica reconocidamente confiable como lo es el motor derivado del Renault 16-TS, una estética de alto vuelo y soluciones que lo hacen, dentro de lo que puede pedirse a un automóvil de su tipo, sumamente confortable y especialmente amplio en su interior.


Como antes que nada se quería un coche ágil y para doblar fuerte, la primera premisa fue referente a las medidas. Exteriormente su largo no tendría que sobrepasar los 4.180 mm, mientras que la distancia entre ejes sería de 2.270 mm. Carroceros e ingenieros se estuvieron peleando y regateándose los centímetros durante varios meses, hasta lograr el ansiado equilibrio entre lo lógicamente mecánico y lo aceptablemente confortable en el habitáculo. Y parece que lo consiguieron: el largo total del interior desde el apoya pie delantero hasta el respaldo del asiento trasero es sólo cuatro centímetros mayor que en el Renault 16. Los asientos tipo "momia" brindan gran comodidad tanto a los conductores altos como a los de pequeña estatura, gracias a sus múltiples tipos de regulación en altura, inclinación y distáncia. En este rubro -el de la comodidad- otro de los puntos altos son los vidrios que se accionan eléctricamente. 


Estilísticamente el A-310 es, sin exagerar mucho un verdadero "cañonazo". Una línea fluida, totalmente desprovista de adornos, baguetas y accesorios innecesarios, es el revestimiento de este baja cilindrada "casi" pursang. Una trompa que nos hace pensar en un índice de penetración aerodinámico bajísimo, se prolonga en la armoniosa curva del techo para rematar en la, cola que se trunca abruptamente, un poco más bajo de la línea de cintura. Lo más llamativo, sin embargo, es la disposición. de las unidades ópticas delanteras: seis proyectores de luz (de iodo) provistos por Cibié, se integran dentro de la (inexistente) parrilla uno al lado del otro y tomando todo el frente del coche; el carenado que los protege es un panel de cristal "Triplex". La idea de faros escamoteables, fue desechada por la pérdida aerodinámica sensible, que supone en la conducción nocturna. 
En la cola lo que más llama la atención es la parrilla que recubre la luneta trasera y que permite una buena visión hacia atrás por parte del conductor, a la vez que evita que los rayos del sol caigan brutales sobre los pasajeros (un tanto claustrofobizados) del asiento trasero. Buena solución estética y funcionalmente hablando son las luces de posición, freno y viraje traseras empotradas en la carrocería, que dicho sea de paso es de plástico y montada sobre un chasis de largueros de acero. 

Quizá el ángulo menos favorable para el observador minucioso sea éste. Las luces traseras funcionales e integradas a la sobriedad general

El motor -sí, está atrás- está montado en voladizo y con sus 140 HP SAE y sus 1.605 cm3 es capaz de llevar al A-310 a más de 210 km/h., y en una versión más potente de 175 HP a más de 230. Razonablemente cómodo, veloz y agresivo, el A-310 tiene por meta de sus fabricantes, convertirse en lo que fue el "Tour de France" (llamado también Berlinette o más adecuadamente A-110): un auto para perdurar en la preferencia de ese público tan especial de los coches de gran performance, que se mantenga vigente por toda una década. 
Con el anticipo que aquí tenemos, creemos que se puede lograr. 

De la línea de cintura parte hacia abajo un estrechamiento que lo hace más "liviano" a la vista. Estilísticamente el coche es un acierto



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada