jueves, 16 de julio de 2015

Lancia Beta Montecarlo Turbo


Lancia y su "Beta Montecarlo Turbo"
Revista Corsa Nro 662. Febrero de 1979

Luego de muchos años de ausencia la casa de Torino decidió retornar a las pistas por medio de su modelo Beta Montecarlo, cuyo motor está asistido por un turbocompresor y entrega 350 HP a 8.800 r.p.m. pese a sus escasos 1.500 cm3. La idea es competir en Grupo 4 por el Campeonato Mundial y los pilotos serán Riccardo Patrese y el alemán Rohrl. 

Retorna a las carreras de velocidad por el Campeonato Mundial el nombre de Lancia, nombre nacido precisamente en ese medio, y que el año pasado compitiera y lograra grandes resultados en pruebas por el Campeonato del Mundo de Rallies. Vuelve así a las carreras de velocidad en pista el grupo Fiat del cual es subsidiaria esta firma, complementándose con Ferrari, que lo representa en Fórmula 1 y completando el espectro Rally-Fórmula 1-Campeonato de Marcas. 
Para esta "rentrée" Lancia deposita sus esperanzas en el modelo Beta Montecarlo Turbo, que es un derivado de la Beta Montecarlo, máquina probada y confiable, aunque tiene como base la carrocería clásica, los cambios introducidos la hace bien diferente al observador. El motor es un Beta 2000 cuya cilindrada ha sido reducida a 1.425 cm3 (cuatro cilindros en línea, diámetro 82 x 67,5 mm de carrera) alimentado a inyección indirecta que a través de un turbocompresor KKK obtiene una potencia máxima de 350 caballos a 8.800 revoluciones por minuto.
La máquina fue presentada en el interior del túnel de viento de Pininfarina en el cual fue estudiada la forma de las soluciones aerodinámicas. Así, después de tres lustros de actividad en el campo de los rallies, que han llevado a Lancia al vértice de la especialidad en el mundo, aparece una máquina de la marca de Turín en las pistas, de las cuales estaba ausente desde hace nueve años (la última máquina oficial que participó en la especialidad de velocidad fue la "Barchetta FM" Fiorio Maglioli, derivada de la Fulvia cupé, cuya predecesora, la Fluvia Zagato, obtuvo un resonante suceso en Daytona).
El programa para el Mundial de Marcas prevé la participación de Lancia en por lo menos ocho Grandes Premios, donde tendrá que tallar contra rivales del calibre de BMW, Ford, Toyota y probablemente otros grandes nombres. 
Para esta difícil tarea en la que se ha embarcado, Lancia cuenta con dos pilotos, Riccardo Patrese y Walter Rohrl. El nombre del italiano ya es conocido por nosotros por sus actuaciones en las dos fórmulas máximas de monoplazas del mundo; en cuanto al germano, ha demostrado sus aptitudes en rally y en algunas participaciones en velocidad. Patrese fue electo por la gente de Lancia luego de que los entusiasmara durante su participación en el Giro d' Italia, aunque en realidad la elección se orientó en un principio hacia nuestro viejo conocido Bruno Giacomelli, quien en definitiva no pudo ser de la partida en esta empresa al ver comprometida su participación en las carreras de las series Procar BMW que seguirán a la troupe de la Fórmula Uno a partir del GP de España.

Texto y fotos Franco Lini

El Lancia Beta Montecarlo Turbo el día de su presentación oficial en el túnel de viento de Pininfarina (si observa con cuidado al fondo detrás de los invitados está la hélice gigante que se utiliza para generar el viento). Junto a la máquina los que serán sus pilotos: el italiano Riccardo Patrese y el germano Walter Rohrl. 

La parte anterior de la novísima máquina, alargada como lo permite el reglamento, y de acuerdo a los dictados del túnel de viento

Como la lógica indica, y cualquiera se da cuenta, ésta es la parte del lateral trasero que carena la goma y en el cual va insertado el radiador cuya salida de aire está encima del guardabarros

El alerón posterior regulable cuyos soportes tienen una forma particular que le permite trabajar además como tomas de aire y canalizadores de aire

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada