lunes, 21 de diciembre de 2015

Lincoln Mark VIII


Respondiendo a su público
Revista Corsa Nro 1572. Septiembre de 1996

Los compradores de coupés deportivas lujosas en los Estados Unidos encontrarán diversos cambios en uno de sus modelos de referencia, que responden a las expectativas que se determinaron a través de múltiples encuestas.
La tenida y la maniobrabilidad del modelo fueron mejoradas, la sonoridad del grupo motopropulsor fue reducida, al igual que el ruido en el interior, las vibraciones y oscilaciones, mientras que también se ofrece una nueva tecnología en la iluminación. Se destaca el sistema de control de tracción, que actúa sobre los frenos y el acelerador para permitirle descargar al suelo de la mejor manera posible la potencia del motor. Hay un nuevo estilo en la parrilla frontal y en el capot, este último más prominente, los retrovisores exteriores suman a los indicadores de marcha atrás y los intermitentes, hay una luz de neón a todo lo ancho del sector posterior. Los faros delanteros combinan luces bajas con lámparas de alta intensidad de descarga (iluminan 2,7 veces más que los focos halógenos), mientras que las luces altas mantienen sus lámparas halógenas. Este Lincoln es impulsado únicamente por un motor V8 de 4.6 litros de cilindrada, con doble árbol de levas, y entrega 290 CV a 5.750 rpm. Se adjunta al impulsor, como única opción, una caja automática de cuatro velocidades con control electrónico. Las suspensiones están montadas en subchasis con el propósito de reducir las vibraciones, y se ofrecen frenos de disco en las cuatro ruedas, con ABS. El interior ofrece una refinada combinación de elementos tales como madera, cuero y cromados, suaves al tacto y agradables a la vista.



Hay dos opciones de equipamiento, una estándar y otra denominada LSC (Luxury Sport Coupé), que se distingue por el color único de su exterior, las llantas específicas, los asientos en cuero perforado y el logo aplicado en las alfombras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada