lunes, 18 de julio de 2016

Alfa Romeo 33 Stradale

El rojo brillante que caracterizara a los autos de competición italianos desde la época de oro, es el mismo que en el caso del 33 "Stradale" magnifíca el dibujo de Scaglione

Stradale
Revista Corsa Nro 158. Abril de 1969

La experiencia deportiva recogida por Alfa Romeo en sus versiones variadas del Tipo 33 se condenzó en la realización de una versión destinada al mercado particular: 33 "Stradale"

En septiembre del '65 se comenzó a desarrollar el proyecto de Alfa Romeo que culminaría en la concreción del "Tipo 33". El primer aparato que saldría terminado y listo para "ponérselo" fue el 33 tubolare versión spyder, pensado para intervenir, por un lado, en Sport Prototipos hasta 2 litros, y por otro lado, para oponer alguna resistencia a los Porsche alemanes. De este modelo se desprendieron, sucesivamente, 7 versiones de competición, un motor que equiparía al monoposto Brabham BT-23 D Tasmania, y una versión "Stradale", es decir, un modelo que conservando las características originarias, es apto para circular tranquilamente por "soleadas callejas y rumorosas avenidas". 

A su vez, de esa versión "Stradale" del Alfa 33, derivaran el Carabo de Bertone y el Roadster de Pininfarina.
Pero aquí nos ocuparemos exclusivamente del 33 "Stradale". 
Se trata de un auto destinado a una clientela exigente en cuanto a calidad, y deportiva en cuanto a inclinaciones. La carrocería, diseñada por el veterano Scaglione, está realizada en aluminio, que reemplaza al plástico utilizado en los modelos de competición. El peso llega a 700 kg, justamente a causa del material liviano utilizado en la confección del casco. El motor utilizado es el 2 litros que equipa a las unidades de carrera; naturalmente, algo menos "polenteado", a efecto de hacerlo más durable y de mayor suavidad de funcionamiento. Se trata de un V-8, a 90° que alcanza una cilindrada total de 1.994 cm3. La relación de compresión ha sido disminuida hasta llegar a la relación 10:1. 
Construido en aluminio, fundido en un único block, ofrece cámaras de combustión hemisféricas y dos árboles de levas a la cabeza por cada hilera de cilindros. La lubricación es a cárter seco; la alimentación corre por cuenta de un sistema de inyección indirecta Lucas. Todo este conjunto de fierros, trabajando ordenada y solidariamente eroga 230 HP, cifra que corresponde a la potencia máxima de la versión Strada. 
La caja de velocidades tiene 6 marchas adelante y la tradicional y única marcha atrás. El embrague es Fitchel & Sachs, comandado hidráulicamente. 
El chasis responde a un dibujo en "H", conformándose su sección central en "Peraluman" -especie de duraluminio- y las extremidades en aleación de magnesio. La triangulación que tiene por objeto rigidizar la plataforma está construida en titanio. 
La suspensión delantera es independiente, a cuadrilátero deformable con brazo superior simple e inferior a trapecio. Grupo resorte-amortiguador Koni coaxial y barra estabilizadora. La trasera es semejante en cuanto a componentes, a los que se agregan cuatro brazos reactores. 
El Alfa Romeo 33 "Stradale", en definitiva, hereda toda la experiencia recogida en las versiones de carrera, y la eterna tradición de la firma de Milán.

Hasta fines del '68 las versiones "sportivas" montaban el mismo motor de 3 litros que equipa al "Stradale". En este caso, vemos a uno de los "33" de la escudería Autodelta

Alta Romeo 33 "Stradale", derivada de los prototipos de competición y diseñada por Scaglione. Un auto como pocos, para pocos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada